COP27: preguntas frecuentes

Entre el 6 y el 18 de noviembre se discutirán decisiones cruciales para el futuro del planeta en la COP27. ¿Cómo funciona esta reunión? ¿Quiénes participan? ¿Qué debemos esperar? En Wataniba respondemos algunas de las preguntas frecuentes en torno a la convención más importante del mundo sobre el Cambio Climático.

Hace un año alrededor de 120 líderes se reunieron en Glasgow al comienzo de la COP26, para dar inicio a dos semanas de negociaciones globales para ayudar a determinar si la humanidad puede impulsar la acción urgente necesaria para evitar un cambio climático catastrófico. (Foto: ONU)
La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) celebrada en Glasgow en 2021, reunió a 120 líderes mundiales y más de 40.000 participantes inscritos, entre los que se incluían 22.274 delegados de las partes, 14.124 observadores y 3.886 representantes de los medios.

¿Qué es una COP?

COP significa Conferencia de las Partes (Conference Of the Parties, por sus siglas en inglés). Es una reunión de países (las Partes) que se realiza anualmente y es convocada por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) para discutir, única y exclusivamente, la problemática del cambio climático.

En reuniones multilaterales, los países negocian metas, acciones, declaraciones en conjunto y mecanismos de financiamiento para llevar adelante las decisiones que allí se toman.

La CMNUCC es una de las tres convenciones relacionadas con el ambiente creadas a partir de la “Cumbre de la Tierra de Río” en 1992. En ésta, reconociendo que tenemos un serio problema climático, se planteó como objetivo estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero (GEI) en un plazo suficiente para que los ecosistemas se adapten, no suframos escasez de alimentos y que el desarrollo económico prosiga de forma sostenible.

En resumen, para evitar la catástrofe, la Convención sobre Cambio Climático se reúne cada año en lo que llaman la COP.

¿Cuándo y dónde se celebra la COP27?

La próxima COP27 sucederá del domingo 6 al viernes 18 de noviembre en Sharm el Sheikh, Egipto y la temática central será el financiamiento climático.

Esta COP es la quinta convención que se realiza en Africa y la primera desde la COP22, celebrada en Marruecos en 2016. Ha sido apodada la “COP africana”, tanto por su enfoque como por su ubicación, ya que los países africanos se enfrentan a algunos de los peores impactos del cambio climático.

¿Qué ocurre en una COP?

Depende de la COP. No todas han sido igual de relevantes.

Desde 2015, se resolvió que al cabo de cinco años los países regresarían con resultados y planes más ambiciosos para reducir sus emisiones de GEI y hacer frente al calentamiento global.

Las COP celebradas en los años intermedios, suelen centrarse en sentar las bases de las negociaciones. No obstante, con la pandemia del COVID-19, la COP en 2020 se canceló, por lo que la COP26 del año pasado en Glasgow, Escocia, representaba una de las COP importantes, pero sus resultados no fueron los esperados.

En los años previos a 2015, las COP sentaron las bases de sus metas actuales. La COP1, celebrada en Alemania en 1995, supuso un cambio de conciencia al aceptar que el cambio climático es un hecho real y los problemas que pueden derivar del mismo.

En la COP3 de 1997 se aprobó el conocido Protocolo de Kioto, el primer gran acuerdo del clima que obligaba a los países miembros a establecer leyes claras que frenaran las acciones que pueden contribuir negativamente al cambio climático.

En Dinamarca en el 15 aniversario de la COP, el objetivo fue lograr una estrategia de sostenibilidad que diera continuidad y mejorara el Tratado de Kioto, que finalizaba en 2012. El Acuerdo de Copenhague expresaba la intención política de limitar el carbono y responder al cambio climático a corto y a largo plazo, pero, en la práctica, no se llegó a un acuerdo sobre cómo hacerlo.

La COP21 de 2015, que tuvo lugar en París, supuso un antes y después en la lucha contra el cambio climático. El Acuerdo de París marcó un hito al abrir una nueva fase en la negociación internacional en materia de cambio climático: por primera vez se establecía un tratado internacional sobre el cambio climático jurídicamente vinculante y adoptado por 196 Partes.

Raúl Estrada, presidente de la tercera Conferencia de las Partes de la ONU Convención Marco sobre el Cambio Climático (COP3), le da la mano al jefe de medio ambiente de Japón, Hiroshi Oki, cuando se adopta el Protocolo de Kioto en la antigua capital en diciembre de 1997. (Foto: KYODO)

¿Quiénes participan en las COP?

A una COP asisten delegados de los países (generalmente equipos conformados por representantes de las áreas de gobierno de Ambiente y Relaciones Exteriores), representantes de la sociedad civil, periodistas y representantes del sector privado.

Hay 197 Partes que se organizan en cinco grupos regionales: África, Asia, Europa del Este, América Latina y el Caribe, y Europa Occidental y Otros Estados (incluidos Australia, Canadá y Estados Unidos). A diferencia de los delegados, los representantes de la sociedad civil y del sector privado pueden participar en las reuniones como observadores, no como negociadores. 

Las Partes se agrupan conforme a dos variables. Por un lado, las que están en el anexo I de la Convención (países industrializados) y las que no (países en desarrollo). Por otro lado, están las Partes que han firmado o ratificado el Protocolo de Kioto y las que han firmado o ratificado el Acuerdo de París (pueden estar en ambos, si corresponde).

Mientras que la regularidad en la presentación de informes sobre sus políticas climáticas será mayor en el caso de las Partes bajo el anexo I, los países en desarrollo los presentarán dependiendo de que consigan el financiamiento necesario para aplicarlas.

Fuera del recinto de las COP, los activistas suelen manifestarse contra la superficialidad de los compromisos y protestan contra la inacción política. Esta vez, los activistas temen que la participación de la sociedad civil en el evento sea casi inexistente, ya que las manifestaciones están prohibidas en Egipto. 

Líderes de la COICA encabezan manifestación en las calles de Glasgow durante la COP26, en alianza con el movimiento Viernes por el Futuroliderado por Greta Thunberg. (Foto: COICA)

¿Qué es el Acuerdo de París?

En 2015, 192 países más la Unión Europea firmaron el Acuerdo de París en la COP21. Su objetivo es limitar el aumento de la temperatura global a 2°C en este siglo y hacer un esfuerzo para no sobrepasar el 1,5°C, en comparación a los niveles preindustriales anteriores a 1850. Es decir, acordaron realizar todas las acciones necesarias para poder frenar -o por lo menos limitar- la crisis climática.

El Acuerdo de París proporciona un marco para el apoyo financiero, técnico y de creación de capacidad a los países que lo necesitan. En el ámbito económico, la iniciativa recae en los países desarrollados en la medida que pueden prestar asistencia financiera a los países que están menos dotados y son más vulnerables y menos responsables de la crisis. También alienta a las demás Partes a aportar contribuciones voluntarias.

El Acuerdo menciona la creación de un paquete financiero para ayudar a los países menos desarrollados, que movilizaría 100.000 millones de dólares anuales a partir de 2020. Sin embrago, hasta el momento, este objetivo no se ha cumplido y su revisión se marcó para 2025. De ahí que la financiación privada cobre un papel crucial para apoyar financieramente la lucha contra el cambio climático.

Aunque el acuerdo es legalmente vinculante, los compromisos que los países han asumido para reducir sus emisiones no lo son, a menos que se consagren en la legislación nacional o regional. Básicamente, es como si se firmara un acuerdo para perder peso pero nadie dijera nada sobre comer torta de chocolate.

El Secretario General Ban Ki-moon; Christiana Figueres, Secretaria Ejecutiva de la CMNUCC; Laurent Fabius, Ministro de Relaciones Exteriores de Francia y Presidente de la COP21 y François Hollande (derecha), Presidente de Francia celebran la adopción del Acuerdo de París. (Foto ONU/Mark Garten)
El Secretario General Ban Ki-moon; Christiana Figueres, Secretaria Ejecutiva de la CMNUCC; Laurent Fabius, Ministro de Relaciones Exteriores de Francia y Presidente de la COP21 y François Hollande (derecha), Presidente de Francia celebran la adopción del Acuerdo de París. (Foto ONU/Mark Garten)

¿Qué pasó en la COP26?

Tras la suspensión en 2020 por la pandemia de COVID-19, la COP26 tenía todas las características de una COP de éxito y debería haber sido nuestro momento para la acción climática, pero los líderes de las naciones ricas no respondieron como era lo esperado. 

En lo que respecta a financiamiento, la Convención en Glasgow fue una decepción. Los países en cuestión no cumplieron su compromiso de aportar los 100.000 millones de dólares anuales en financiación del clima para apoyar a los que están en primera línea del cambio climático, un objetivo que debería haberse cumplido en 2020 y que no se espera que se cumpla hasta 2023. Tampoco negociaron grandes cambios, ni explicaron dónde estaban los fondos que ya se habían comprometido a entregar. 

Lo que sí consensuaron fue reafirmar su deber de proveer ese financiamiento. Y, además, negociaron 350 millones de dólares para el Fondo de Adaptación y otros 600 millones para el Fondo de Países Menos Desarrollados.

En cuanto a la necesidad de mantener el calentamiento global dentro de los 1,5 grados centígrados, se estimó que las promesas de la COP26 nos situaban en la senda de entre 1,8 y 2,4 grados centígrados de calentamiento.

¿Qué es el financiamiento climático?

Cuando hablamos de financiamiento climático nos referimos -según el Comité Permanente de Financiamiento de la CMNUCC- a los fondos económicos que facilitan la reducción de GEI, aumentan los sumideros de carbono, ayudan a la reducción de la vulnerabilidad y incrementan los niveles de adaptación a los impactos negativos del cambio climático.

En el Acuerdo de París, los países con mayores ingresos se comprometieron a ayudar a los más vulnerables a través de financiamiento y recursos, ya que reconocían el principio de “responsabilidades comunes pero diferenciadas”. Esto significa que, aunque estamos todos en el mismo barco, no todos somos igualmente responsables por la crisis en la que nos encontramos, ni tampoco estamos todos en las mismas condiciones para afrontarla.

Durante las negociaciones, los países de altos ingresos establecieron la meta de proporcionar $100.000 millones de dólares anualmente desde 2020 a 2025 en financiación climática, con el fin de apoyar a las naciones vulnerables en la mitigación (evitar y reducir las emisiones de GEI) y la adaptación (ajustarse a los impactos actuales y futuros del cambio climático). Pero todavía no han actuado al respecto.

Otro punto importante sobre el financiamiento climático es el de “daños y pérdidas”, que señala que el cambio climático ya causó impactos socioeconómicos negativos que las sociedades más vulnerables están sufriendo. Durante la última COP26, países y sociedad civil reclamaron la creación de un mecanismo de financiamiento para abordar las pérdidas y daños actuales, pero lo único que se logró fue un diálogo para seguir discutiendo sobre el tema, a futuro.

¿Qué se espera de la COP27?

Después de 26 ediciones de sentar bases y diseñar planes de mitigación y adaptación a la crisis del Cambio Climático, la situación actual es más técnica. Implica terminar de definir aspectos de la implementación del Acuerdo mientras se logra promover una efectiva acción climática por parte de los países que vaya en línea con los compromisos.
El corazón de esta COP27 es el financiamiento.

América Latina es una de las regiones más interesadas en que estas negociaciones lleguen a buen puerto, aunque no es el principal destino del financiamiento internacional, ni todos los países reciben fondos equitativamente. Actualmente los grandes receptores de fondos del exterior son México, Brasil y Colombia; el resto de los países reciben muy poco.

América Central y del Sur están altamente expuestas, vulnerables y fuertemente impactadas por el cambio climático. Muchos eventos extremos ya están ocurriendo en la región y se prevé que se intensifiquen a futuro. Según un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el cambio climático podría costarle a América Latina entre el 1,5 % y el 5 % de su producto interno bruto (PIB) anual.

Durante la COP27 será crucial un fortalecimiento de los mecanismos de financiamiento para evitar perder por completo la confianza de los países del sur global y darle un nuevo ímpetu a la etapa climática rumbo al 2030. Los países deben acordar un objetivo de financiación más ambicioso para después de 2025, creado conjuntamente con los países en desarrollo y las comunidades vulnerables al clima.

¿Cómo puedo ayudar?

La acción global coordinada es nuestra mayor aliada si queremos mantener el clima dentro de límites seguros para el planeta. Es por eso que en Wataniba nos esforzamos por impulsar compromisos más firmes en las COP en alianza con nuestras organizaciones amigas. Pero todos tenemos un papel que desempeñar en la lucha contra el cambio climático.

Si te sientes preparado(a) para actuar ahora, comparte el conocimiento. Haz clic en el botón de descarga y divulga a través de tus redes sociales nuestras piezas informativas.

También puedes seguirnos en nuestras redes, desde donde estaremos compartiendo información en torno a la COP27.

Wataniba

Promovemos procesos de gestión territorial sostenibles en la Amazonía venezolana.
Buscamos fortalecer tanto la identidad de los pueblos indígenas de esta región, como su capacidad técnica para defender y ejercer sus derechos.

Sobre NosotrosInvolúcrate

Otras Noticias

Comparte nuestras publicaciones

Carlos-Poleo

Carlos Poleo

Especialista en comunicaciones

Productor creativo de contenidos para proyectos audiovisuales, fotográficos y de escritura en plataformas virtuales y tangibles. Por una década produjo piezas de branding y contenido promocional, programas de televisión de corto y mediano formato para HBO Latin America Group.  Ha trabajado para varias agencias de publicidad como redactor, productor y director creativo. Fue escritor y coordinador editorial del semanario Urbe en Venezuela. También fue fundador de 3.1 MultiMedia, un estudio de creación y producción de contenidos, y de Residencia, un grupo multidisciplinario dedicado a la creación visual. Ha escrito, producido y dirigido cortometrajes de ficción y documentales independientes como xxxx.

Graduado en Marketing y Publicidad por el Instituto Superior Universitario de Mercadotecnia. Realizó estudios literarios en la Universidad Católica Andrés Bello que continuaron en la Universidad Central de Venezuela. Cursó estudios de fotografía en la Escuela de Roberto Mata, la Organización Nelson Garrido y en el International Center of Photography en Nueva York. 

Luis-Medina

Luis Medina

Investigador (Gestión ambiental)

Ingeniero ambiental con especialización en Sistemas de Información Geográfica por la Universidad Distrital Francisco José de Caldas (Colombia), con experiencia en el análisis espacial, procesamiento digital de imágenes de satélite y la interpretación de coberturas de la tierra. Actualmente apoya en el seguimiento de la actividad minera, la detección de incendios, así como los principales factores que inciden en la deforestación en la Amazonia venezolana y la Panamazonia desde el Programa de Monitoreo Socioambiental de Wataniba.

Luis Bello

Luis Jesús Bello

Director Operativo / Coordinador del Programa de Derechos Indígenas

Abogado por la Universidad Católica Andrés Bello (Venezuela), especialista en derechos humanos y derechos de los pueblos indígenas. Director Operacional y Político de Wataniba y lleva el Programa de Derechos Indígenas de esta organización. Tiene treinta y dos años trabajando con los pueblos indígenas de la Amazonia. Ha sido asesor de las principales organizaciones indígenas de la región y de la comisión que redactó los derechos constitucionales de los pueblos indígenas en la Constitución de 1999 en Venezuela. Fue coordinador de la Oficina de Derechos Humanos del Vicariato de Puerto Ayacucho, Defensor del Pueblo del Estado Amazonas. Tiene más de 10 años trabajando el tema de pueblos indígenas en aislamiento voluntario y contacto inicial en Venezuela y participa activamente en los procesos de gestión y en la formalización de las jurisprudencias especiales indígenas de los distintos pueblos que hacen vida en la Amazonia venezolana.

Laura-Botero

Laura Botero

Asistente a la Dirección Ejecutiva

Psicóloga por la Universidad Católica Andrés Bello (Venezuela). Actualmente es la Asistente a la Dirección Estratégica de Wataniba desde donde trabaja en la elaboración de propuestas y planes operativos y en el seguimiento de proyectos. Participa en las distintas actividades de campo de Wataniba, así como en la elaboración de productos analíticos y de investigación. Apoya a la Dirección Estratégica en las relaciones institucionales con organizaciones aliadas, cooperantes y financistas. Tiene formación y experiencia en monitoreo y evaluación de programas sociales de diversa índole: asistencia alimentaria, salud, población en necesidad de protección internacional y más recientemente, por su trabajo en Wataniba, en proyectos relacionados con la Amazonía. Entre sus líneas de investigación y áreas de interés están: violencia y seguridad ciudadana, riesgo y vulnerabilidad psicosocial, intervención social, género y descolonización y prácticas artísticas. Ha asistido en proyectos de investigación auspiciados por Amnistía Internacional en el área de seguridad ciudadana y colaborado con Reacin (Red de Activismo e Investigación por la Convivencia). 

Natalia-Hernández

Natalia Hernández

Subdirectora Técnica

Bióloga y microbióloga de la Universidad de los Andes (Colombia) con Maestría en Gestión Ambiental y Planificación Territorial del Centro Universitario Internacional de Barcelona (Cataluña). Actualmente reparte su tiempo entre ser la Subdirectora Técnica de Wataniba y Coordinadora del Eje Diálogos y Saberes Interculturales de la Fundación Gaia Amazonas (Colombia). Posee amplia experiencia en temas vinculados con gobernanza territorial y ambiental, análisis de riesgo y vulnerabilidad al cambio climático, estrategias de salvaguarda del patrimonio cultural inmaterial, formulación de planes de manejo de áreas protegidas, diseño y formulación de proyectos, recopilación, captura y análisis de información, análisis de amenazas y presiones sobre ecosistemas estratégicos, trabajo comunitario con indígenas, afrocolombianos y campesinos, procesos de planificación y ordenamiento territorial, realización de inventarios florísticos y evaluaciones ecológicas rápidas, sistematización y procesamiento de información alfanumérica y geográfica. Ha trabajado en diferentes organizaciones no gubernamentales y empresas consultoras en Colombia, Brasil y Venezuela, como Unidad de Planificación Rural Agropecuaria, Fundación Etnollano, Instituto Socioambiental y 4D Elements Consultores.

Guillermo-Marciales

Guillermo Marciales

Investigador y asesor legal

Abogado por la Universidad Central de Venezuela y Magíster en Control de la Gestión Pública por la Universidad la Escuela Nacional de Administración y Hacienda Pública ENAHP (Venezuela). Es Profesor del Instituto Culinario de Investigación Amazonas ICIA y asesor legal e investigador en el Programa de Derechos Indígenas de Wataniba. Ha sido asesor legal del Concejo Municipal del Municipio Autónomo Ature del Estado Amazonas y del Ministerio del Ambiente. Perteneció al equipo legal de la Comisión Regional de Demarcación de tierra y hábitats indígenas del Estado Amazonas y fue asesor de la Organización Regional de Pueblos Indígenas de Amazonas. Desde el 2013, acompaña a las comunidades Uwottüja de la Cuenca del Cataniapo y Ye’kwana del Alto Ventuari en los procesos de elaboración y gestión de sus jurisdicciones especiales indígenas. Participó activamente en la elaboración del libro La jurisdicción especial indígena en Venezuela como autor y en la coordinación editorial.

Vladimir-Aguilar

Vladimir Aguilar

Investigador y asesor legal

Politólogo, abogado de la Universidad de los Andes (Venezuela). Doctor en Estudios del Desarrollo mención Política Internacional, por el Instituto Universitario de Altos Estudios Internacionales y del Desarrollo, Ginebra (Suiza). Profesor-investigador en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad de los Andes y coordinador del Grupo de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (GTAI) de esta misma casa de estudios. Es asesor legal e investigador en el Programa de Derechos Indígenas de Wataniba.  Fue coordinador del Centro de Estudios Políticos y Sociales de América Latina (CEPSAL) y del Doctorado en Estudios Políticos de la Universidad de los Andes. Es profesor invitado recurrente en el Diplomado de Expertos en Pueblos Indígenas y Cooperación Internacional de la Universidad Carlos III de Madrid y de la Universidad Lyon II. Así mismo, ha sido profesor visitante de la Universidad de las Islas Baleares (España), la Universidad Autónoma de Chiapas (México), la Universidad Politécnica Estatal del Carchi (Ecuador) y otras universidades en América Latina. Ha sido autor de diversos libros, capítulos de libros y artículos, entre los que destaca su participación en el libro La jurisdicción especial indígena en Venezuela como derecho propio como coordinador y autor de capítulos.

Tina

María (Tina) Oliveira-Miranda

Coordinadora del Programa de Monitoreo Socioambiental

Licenciada y doctora en Ciencias Biológicas por la Universidad Simón Bolívar (Caracas). Coordinadora del Programa de Monitoreo Socioambiental de Wataniba y miembro del Grupo de Investigación BioEvo de su Alma Mater. Miembro de la Comisión de Manejo Ecosistémico de la UICN. Lleva más de veinte años trabajando por la conservación del ambiente y la gestión territorial desde instituciones como la Universidad Simón Bolívar, el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas y organizaciones de la sociedad civil como Provita y Wataniba. Su línea de investigación principal gira en torno al análisis de la condición de los ecosistemas nacionales y continentales. En los últimos años se ha centrado principalmente en la evaluación y seguimiento de las presiones y amenazas que existen sobre la Panamazonia y la Amazonia venezolana. Para sus estudios y desarrollo profesional, se ha apoyado fuertemente en el uso de sensores remotos y sistemas de información geográfica para la monitorización de los procesos de cambio en la cobertura terrestre. Cuenta con más de 25 publicaciones y más de 40 presentaciones en congresos. Es autora de la Lista Roja de los Ambientes Terrestres de Venezuela, la cual fue publicada en un libro homónimo, y coautora del nuevo mapa de Unidades Ecológicas de Venezuela, conjuntamente con Otto Huber. Participa de diversas redes nacionales e internacionales como la Rede Pro Yanomami Ye’kwana, Raisg, ANA, Alianza por la Acción Climática -Venezuela y ReGeneC.

Diana-Guevara

Diana Guevara

Asistente de investigaciones y proyectos socioambientales

Nativa Jivi, Licenciada en Gestión Ambiental por la Universidad Bolivariana de Venezuela y Técnica Superior en Ecoturismo por el Instituto Universitario de Tecnología Amazonas (Iutama). Lleva cinco años siendo parte del equipo de Wataniba. Actualmente es asistente del Programa Monitoreo Sociambiental de Wataniba. Desde allí trabaja en proyectos socioambientales dirigidos a promover y defender los derechos humanos de los pueblos indígenas, sea en la planificación, ejecución y seguimiento de los mismos. También apoya en los proyectos de investigación y monitoreo con líderes indígenas que lleva a cabo la organización en torno a impactos en temas territoriales, ambientales, y culturales. En el último año ha mantenido un proceso constante de formación en materia de cambio climático. Así mismo participa en redes de jóvenes centradas en la conservación de la Amazonía y la adaptación y mitigación del cambio climático.

Jesús Abeleida Corvalán

Investigador (Geógrafo)

Geógrafo con estudios de Maestría en Geografía de la Universidad Nacional de Colombia. Su trabajo profesional ha girado en torno al desarrollo de sistemas de información geográfica, imágenes satelitales, la creación de servicios web de mapas (WMS), así como el análisis y ordenamiento territorial con relación a temáticas socioambientales, trabajo en campo con comunidades y cartografías sociales indígenas. Actualmente, en Wataniba, se encarga de la elaboración de productos cartográficos y el mantenimiento de bases de datos sobre la Amazonia venezolana, como parte de las actividades del Programa de Monitoreo Socioambiental. 

Martha-Lopez

Martha López

Directora Financiera y Contable

Contadora Pública por la Universidad de la Salle (Colombia) con especializaciones  en Gerencia y Gestión pública por la misma casa de estudios y adopción NIIF de la Universidad Externado de Colombia y Recursos Humanos. Se especializa en gestiones y procedimientos administrativos, registro de contabilidad, proyección y ejecución de presupuestos y en el análisis de informes financieros. Ha trabajado de manera independiente como contadora pública y revisora fiscal para diferentes empresas y organizaciones en Colombia desde 1998. Desde el 2012 trabaja para Wataniba como Contadora.

Gabriela-Croes

Gabriela Croes

Asesora antropológica

Antropóloga egresada de la Universidad Central de Venezuela. Magister en Historia por el Centro de Estudios Históricos de la Universidad Nacional Experimental de las Artes (Venezuela), especializada en historia de Venezuela. Profesora de la Escuela de Antropología de la Universidad Central de Venezuela. Fue Directora Nacional de Asuntos Indígenas del Ministerio de Educación por una década (1997-2007). Desde allí coordinó la elaboración de guías pedagógicas para el Programas en Educación Intercultural Bilingüe y el proyecto nacional de políticas públicas desde la perspectiva de los pueblos indígenas. Entre 2000-2007 fue integrante de comisiones nacional y binacionales de alto nivel en asuntos indígenas, como la comisión de minería ilegal Venezuela-Brasil que involucran al Ministerio de Educación y la Cancillería venezolana.  Ha sido facilitadora en procesos de demarcación y autodemarcación de territorios indígenas y planes de vida de los pueblos Yukpa, Pemon, Chaima, Pume, Kuiva, Warao y Yek’wana.

Fue asesora de las organizaciones indígenas Kuyujani del alto Caura y Asochaica del pueblo chaima del estado Monagas. Consultora e investigadora de las culturas indígenas a través de la revista Anthropos, de estudios sociales aplicados. Entre 2013-2015, fue la coordinadora nacional del proyecto “Sitios Sagrados naturales de los pueblos indígenas de Venezuela”, llevado a cabo por el Ministerio de Educación con ORPIA y otras organizaciones regionales y nacionales y que dio como resultado una publicación homónima. Desde 2020 apoya Wataniba en el desarrollo de un sistema de alerta temprana y educación intercultural bilingüe para enfrentar el COVID-19 en comunidades indígenas de los estados Amazonas y Bolívar; además acompaña el desarrollo de mapas sitios sagrados de los pueblos Ye´kwana y Uwottüja.

En su trayectoria académica ha participado en calidad de ponente en eventos y congresos internacionales representando a Venezuela en la OEA, Educación Intercultural en los países de América Latina y el Caribe y en el 2014 representó a Venezuela en el Mercosur cultural.

RodrigoTapia

Rodrigo Tapia

Investigador (antropólogo) y asistente en proyectos
de formación intercultural

Antropólogo Magna Cumlaude por la Universidad Central de Venezuela, cursando estudios de filosofía en esta misma casa de estudio. Apoya en el Programa de Monitoreo Socioambiental de Wataniba en sus actividades de formación y en los proyectos de investigación socio-cultural que lleva a cabo la organización. Ha trabajado como analista espacial para el Instituto Geográfico de Venezuela Simón Bolívar, aplicando encuestas y cuestionarios en comunidades indígenas y rurales, así como procesando datos. Así mismo ha participado de proyectos de investigación en torno a los saberes indígenas y los sitios sagrados de los pueblo indígenas de la amazonía en apoyo a Anthrophos para la elaboración de materiales didácticos, así como para estudios realizados por el Ministerio del Poder Popular para la Cultura (Venezuela).

Leyda-Sanchez

Leyda Sánchez

Educadora en proyectos de formación intercultural

Nativa y parlante Jivi, Profesora de educación intercultural bilingüe formada por la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (Venezuela) y diplomada en “Pedagogía comunitaria para el buen vivir de los pueblos indígenas” por la Universidad Bolivariana de Venezuela. Ha trabajado como docente de escuelas en Caracas y Puerto Ayacucho. Además de ejercer como maestra, ha participado en proyectos comunitarios como el de Diakone Katastrofhenhilpe y ha servido de apoyo en redes y organizaciones que velan por los derechos indígenas; entre éstas destacan ORPIA y Wataniba. En la segunda pone al servicio su formación como docente intercultural bilingüe y su intereses y saberes sobre las comunidades para organizar talleres y otras actividades de capacitación que surgen del Programa de Monitoreo Socioambiental de Wataniba.  

Beatriz-Bellorin

Beatriz Bellorín

Asesora en comunicaciones

Socióloga por la Universidad Católica Andrés Bello, Magíster en Antropología Visual por University of London, Goldsmiths College. Fotógrafa y artista visual, se ha dedicado al desarrollo de investigaciones sociales cualitativas y la traducción de sus metodologías en la realización de videos y ensayos fotográficos con temas relacionados con el desarrollo humano sustentable y la gestión cultural. Ha centrado su trabajo en la promoción de intervenciones que generan impacto social y en compartir relatos que cuentan la adquisición y consolidación de capacidades en poblaciones vulnerables, promoviendo y alentando el compromiso con el bienestar en América Latina. Es co-fundadora de Foco Sustentable, Centro Lyra y Automático Films, organizaciones todas que giran en torno a la promoción del desarrollo sustentable. Ha trabajado en diferentes organizaciones no gubernamentales y organizaciones académicas en Venezuela y Estados Unidos, como Voices For Children, Avina Américas, Athena Lab For Social Change, SOCSAL, Wataniba y el Centro de Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello en Venezuela. Tanto en Voices for Children y en Wataniba ha impulsado importantes cambios en las estrategias comunicacionales de ambas organizaciones. También ha sido consultora para proyectos de Ashoka, Banco BBVA, Empresas Polar y Plumrose, entre otros.

Brenda-Bellorin

Brenda Bellorín

Coordinadora de comunicaciones

Investigadora y crítica literaria, editora, gestora de proyectos culturales y sociales y creadora de contenidos para niños y jóvenes. Licenciada en Letras por la Universidad Central de Venezuela. Máster en Estudios Liberales en la New School University (EEUU) con una beca Fullbright. Doctora en Didáctica de la Lengua y la Literatura por la Universitat Autònoma de Barcelona (Cataluña). Dirigió la Gerencia de Información Documentación y Estudio del Banco del Libro de Venezuela, allí desarrolló proyectos editoriales y organizó exposiciones, cursos, simposios, seminarios y participó en diversos proyectos sociales y culturales en comunidades urbanas y rurales poco favorecidas. Ha sido profesora en la Escuela de Letras de la Universidad Central de Venezuela, el Máster de Promoción de lectura de la Universitat de Barcelona y la Universitat Autònoma de Barcelona, así como en La Escola de la Dona. Entre el 2006 y el 2019 fue profesora del Máster en Libros y Literatura Infantil y Juvenil de la Universidad Autònoma de Barcelona- Banco del Libro y miembro de la coordinación académica de este programa. Asimismo, ha colaborado con editoriales como Ediciones Ekaré, FCE, Akal, Zorro Rojo y Flamboyant. Creó, junto con Miriam Martínez Garza, Vuelta de Caracol, una agencia de contenidos creativos para proyectos editoriales, culturales y sociales destinados al público infantil y juvenil. Actualmente reparte su tiempo apoyando las organizaciones sociales Ágora y Centro Lyra en la formulación y ejecución de proyectos, y Wataniba, donde apoya en la Coordinación de Comunicación y Publicaciones creando contenidos y editando materiales.

Loreana Botero

Asistente de comunicaciones

Estudia Comunicación Social en la Universidad Católica Andrés Bello (Venezuela) y asiste a la Coordinación de Comunicaciones y Publicaciones de Wataniba, recopilando y procesando materiales para la escritura de artículos, notas de prensa y posts para redes sociales.

Roselin-Gonzalez

Roselin González

Administradora Interna

Licenciada en Contaduría Pública por la Universidad de Carabobo (Venezuela), especializada en gestiones y procedimientos administrativos y la elaboración de informes financieros y contables, declaraciones de impuestos y manejo de programas contables. Fue Directora de Administración del Instituto Nacional de Nutrición del estado Amazonas, Directora de Administración y Finanzas del municipio Autana, estado Amazonas, así como Administradora para Fundaproal. Desde inicios del 2021 trabaja como Administradora Interina para Wataniba. Entre el 2009 y 2012 fue profesora de matemáticas financiera y contabilidad básica en la UPEL (Venezuela).

Maria-Teresa-Quispe

María Teresa Quispe

Directora Ejecutiva / Coordinadora de Redes Amazónicas

Socióloga por la Universidad Católica Andrés Bello (Venezuela), con más de veinte y cinco años de experiencia en organizaciones sociales e instituciones gubernamentales que buscan fortalecer a colectivos de distinta índole. Fundadora y Directora Estratégica del Grupo de Trabajo Socioambiental de la Amazonía, Wataniba. Desde el 2002 se dedica al diseño de políticas que buscan promover nuevos modelos de bienestar para la Amazonía, con una perspectiva que considera la protección de los bosques y los derechos de los pueblos amazónicos. Como directora estratégica de Wataniba, establece líneas de trabajo de la organización, diseña y dirige la implementación de programas que buscan empoderar a los pueblos indígenas en la consolidación de sus derechos a la autodeterminación, la tenencia y gestión de sus tierras de origen, el respeto de sus conocimientos, tradiciones y formas de vida ancestrales. Así mismo, se dedica a la consolidación de redes abocadas a mitigar y poner fin a las amenazas que ponen en peligro a la Amazonia y su gente. En ese marco, lidera la articulación institucional de Wataniba con organizaciones e instituciones regionales, nacionales e internacionales como ISA, Gaia Amazonas y alianzas y redes regionales como ANA, COICA, RAISG, CANOA, entre otros. Establece relaciones con donantes y cooperantes internacionales para la recaudación de fondos para hacer viables los objetivos organizacionales.