La minería en Venezuela avanza a 10 campos de fútbol por hora

Los datos más recientes de la Colección 4.0 de MapBiomas Amazonia revelan un desmedido crecimiento de la minería en toda la cuenca amazónica y Venezuela es uno de sus principales impulsores.

Minería en Venezuela, Parque Nacional Yapacana, 2013 (Foto: Wataniba)
Deforestación provocada por la actividad minera en el Parque Nacional Yapacana, Edo. Amazonas, Venezuela. (Foto: Wataniba)

En 1985 una superficie casi del tamaño de España, alrededor de 50 millones de hectáreas (Mha.) de la Amazonia, ya se había transformado a pastizales, zona de cultivos, minería o de infraestructuras urbanas.

Para 2021 esta superficie casi se triplicó y alcanzó 122 Mha. de toda la región. En 37 años el gran bioma amazónico perdió el 9,7% de su vegetación natural para usos antrópicos; una extensión más grande que Francia, el país más grande de la Unión Europea.

De un país a otro las pérdidas varían. En Surinam, Guyana y Guayana Francesa, por ejemplo, son del 1,6%; pero en Brasil ascienden al 19%, con un área que abarcaría a toda Ucrania.

Venezuela, por su parte, ocupa el quinto lugar entre los nueve países que conforman el bioma, con una pérdida de vegetación nativa de 700 mil hectáreas en el mismo periodo, o lo que es igual, todo el estado Aragua del país.

Si continúa la tendencia actual, advierten los autores de la nueva colección de MapBiomas, este sumidero de carbono de importancia planetaria llegaría un punto en el que no habría vuelta atrás. La Amazonía se convertiría en una sabana de suelos estériles y afectaría, de manera irreversible, todos los servicios ecosistémicos de la región, los cuales son fundamentales para el 70% de la economía de Suramérica.

MapBiomas Amazonia: Colección 4.0

MapBiomas Amazonia es el resultado de una iniciativa entre la Red Amazónica de Información Socioambiental Georreferenciada – RAISG y la Red MapBiomas cuyo objetivo es mapear la dinámica de 18 clases diferentes de cobertura y uso del suelo como bosques, sabanas, manglares, áreas agropecuarias y urbanas, minería y glaciares, dentro de los 8,4 millones de kilómetros cuadrados de la región amazónica.

Inicialmente, la herramienta de mapeo de uso de suelo se desarrolló para ser aplicada en Brasil, pero al tiempo fue mejorada con la contribución de organizaciones asociadas a la RAISG que adaptaron el análisis a las características de la geografía de cada país para llegar a resultados ajustados a cada lugar. De esta forma, el conocimiento local generado por organizaciones, como Wataniba, que alimentan con información la red, permite mejorar la herramienta y afinar la interpretación de los datos.

En palabras de Tasso Azevedo, Coordinador General de MapBiomas, “la Colección Amazonía 4.0 es invaluable para comprender la dinámica del uso de los recursos naturales en la región, además de contribuir para la modelación climática y el cálculo de emisiones y absorciones de gases de efecto invernadero debido a cambios en el uso del suelo en la región”.

Alrededor del 65% de la producción de alimentos y el 70% de los recursos hídricos de toda Suramérica dependen de la salud del bioma, pero los resultados de los análisis preliminares revelan una acelerada transformación de los bosques amazónicos, que encienden la luz de alerta y dan sentido de urgencia a la necesidad de una acción internacional integrada, decisiva y contundente.

En 37 años la Amazonia perdió 75 Mha.

Existe un marcado contraste entre la acelerada dinámica de cambio de uso de suelo que se ha dado en la Amazonia, particularmente en los últimos treinta años, con la lentitud que caracteriza el ritmo de las negociaciones climáticas. Tras casi tres décadas desde la primera cumbre climática, los avances registrados son modestos.

La falta de acuerdos definitivos en la pasada COP27 en temas clave para la mitigación del cambio climático, como el abandono progresivo del uso de todos los combustibles fósiles, en opinión de Harlem Mariño, coordinadora del proyecto sobre cambio climático liderado por la RAISG, tendrá repercusiones en la Amazonia. “Las emisiones de gases de efecto invernadero por el uso de combustibles fósiles continúan ejerciendo presión sobre los sumideros de carbono como la selva amazónica”. Además, agrega que “esta falta de acuerdos podría implicar la continuidad en la promoción de actividades de exploración de combustibles fósiles en la Amazonia, con la consecuente reducción en la disponibilidad de sumideros de carbono y el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero, derivadas del cambio de uso del suelo”.

En la actualidad los usos antrópicos ocupan 125 Mha. de la Amazonia y el 60% de esta transformación ocurrió en 37 años. Entre 1985 y 2021 los cambios de uso de suelo crecieron en 75 Mha, lo que representa un incremento del 153% con relación a 1985.

La actividad agropecuaria presiona a la Amazonia

Ya sea a escala global o local, del cambio de uso de suelo se derivan consecuencias dentro del ecosistema y, si no es gestionado de forma adecuada, el mal uso de éste degrada la vegetación y modifica la composición y densidad de las especies existentes. Ello apunta a una disminución de la biodiversidad y el colapso de ecosistemas terrestres y de agua dulce.

En poco menos de cuatro décadas, la dinámica histórica de cambios de la cobertura y uso de suelo del estudio revela que de esas 75 Mha. de uso antrópico el 99% corresponde a la expansión del uso agropecuario y silvicultura. La expansión de la frontera de pastizales para la cría de ganado y sembradíos de palma aceitera, soja, madera y especies exóticas como el eucalipto, se han apoderado de 74 Mha a lo largo y ancho de la Amazonia. El resto, un millón de hectáreas, se dividen casi a la mitad entre el desarrollo de infraestructuras urbanísticas y la extracción minera.

Visto así, pareciera que la minería con poco más de 500 mil hectáreas en un territorio de 844 millones no representa una gran amenaza para la Amazonia. Sin embargo, es su vertiginoso y desmedido avance de 1.107% lo que enciende las alertas. Y Venezuela es uno de los principales países que han contribuido a esta aceleración en los últimos años.

Bosque amazónico convertido a agricultura industrial- Bruno Kelly/Amazônia Real
Foto: Bruno Kelly / Amazônia Real

La minería en Venezuela creció 1.249%

Si bien Venezuela es uno de los tres países de la cuenca cuyo territorio amazónico es uno de los mejor conservados, entre 1985 y 2021 las pérdidas, aunque menores en comparación a países como Brasil, Bolivia, Perú o Colombia, con millones de hectáreas arrasadas, no dejan de ser significativas y preocupantes en tanto su acelerada tasa de crecimiento.

La Amazonia venezolana posee 46,9 Mha. que se extienden a lo largo de los estados Amazonas, Bolívar y Delta Amacuro. De todo este territorio 1,5 Mha, el 3,2%, han sido transformadas para usos antrópicos, como actividades agropecuarias, desarrollo de infraestructuras urbanas y minería Según los datos que arroja la red MapBiomas, en los últimos 37 años la Amazonia de Venezuela perdió una superficie de 720 mil ha. Dicho de otra manera, el 48% de la transformación de los suelos y de las pérdidas de vegetación nativa ocurrieron entre 1985 y 2021.

Infografía de la dinámica anual de cobertura y uso de suelo en la Amazonia en venezuela de destaca el crecimiento de la minería en Venezuela entre 1985 y 2021
Infografía: MapBiomas

Contrario a lo que muchos podrían pensar no es la minería en Venezuela la principal usurpadora de los bosques amazónicos. Los cambios que ha sufrido la región, como en el resto de la Amazonia, se deben principalmente a las conversiones para uso agropecuario. En Venezuela la agricultura y la ganadería han expandido sus actividades sobre más de un millón 300 mil hectáreas de territorio amazónico, de las cuales 423 mil fueron ocupadas en los últimos 37 años; solo la actividad agraria tuvo un incremento del 124%.

Sin embargo, las tasas de crecimiento de estas actividades, ya bastante altas, se alejan por mucho del desenfrenado avance de la extracción minera. Para el periodo estudiado, en el bioma venezolano la extirpación de recursos minerales, tanto dentro como fuera de las áreas protegidas, avanzaron a un ritmo del 1.249%, lo que equivale a una velocidad de 10 campos de fútbol por hora. Una cifra que no solo señala la devastación de 93.200 hectáreas en menos de cuarenta años, sino que evidencia la escasa protección que ofrecen al ecosistema amazónico los Parques Nacionales y Monumentos Naturales.

Infografía: MapBiomas

1984: antes y después

Cuando se compara en términos del producto interno bruto, históricamente la minería en Venezuela ha sido marginal. Antes de la aparición del petróleo se percibió a las minas como un recurso que podía ser explotado y se consideró al país como un territorio rico por la existencia de tales recursos en el subsuelo, lo cual creó una falsa percepción de riqueza cuando, en realidad, la mayoría de los depósitos minerales conocidos no se habían evaluado geológicamente en detalle y en muchos de los casos tan solo existían indicios.

Fue solo hasta 1984 que el Estado comenzó a dar señales en dirección a la captación de inversiones para convertir a la minería en uno de los motores de la economía, al punto que en ese lustro el crecimiento de la actividad minera fue superior al de la petrolera.

De acuerdo a los datos suministrados por MapBiomas, en el contexto panregional, actualmente Venezuela es el segundo país con la mayor superficie amazónica asolada por la fiebre del oro (y otros minerales). Solo Brasil con 240 mil ha. y una tasa inferior de crecimiento (766%), supera las 93.200 ha. de suelos que la minería en Venezuela han convertido en tierra estéril.

Gráfico de crecimiento de la minería en Venezuela entre 1985 y 2021
Gráfico de crecimiento de la minería en Venezuela entre 1985 y 2021

En términos socioeconómicos, el proceso evolutivo de la minería en Venezuela ha sido poco productivo, y en términos socioecológicos de altísimos costos. El crecimiento sostenido en los cambios de uso de suelo y las pérdidas de vegetación que muestran las cifras de la red, coinciden con una serie de diversas y volátiles políticas regulatorias que a lo largo de los años han contribuido a la degradación de auténticos activos del país: los bosques amazónicos.

Una visión integral para proteger las áreas protegidas

Si bien Venezuela es uno de los países de la región con la mayor proporción de áreas protegidas bajo la figura de Parques Nacionales (PN) y Monumentos Naturales (MN), con alrededor de 17 Mha., un 36% de su Amazonia, también es cierto que, en la práctica, la función de salvaguarda que estas figuras debieran ofrecer no se cumple del todo.

En el estado Bolívar, donde la minería se encuentra más extendida, el PN Canaima y el PN Caura (el segundo más grande del planeta, después del Parque Nacional del Noreste de Groenlandia) son los más afectados. En el estado Amazonas la situación es más apremiante en el PN Yapacana, en el MN Macizo Cuao-Sipapo y en el MN Cerro Moriche. Del mismo modo, áreas tan remotas como los parques nacionales Parima Tapirapeco y Sierra de La Neblina en este mismo estado, también han sido alcanzados por la actividad extractiva.

Imagen satelital del Parque Nacional Yapacana, Edo. Amazonas, Venezuela – 1989.
Imagen satelital del Parque Nacional Yapacana, Edo. Amazonas, Venezuela – 2016.

Lo anterior es indicativo de que la creación de parques nacionales como estrategia de protección sigue siendo débil o no es suficiente para frenar la degradación de los suelos y la pérdida de vegetación nativa y ecosistemas amazónicos. Ante la ausencia de datos oficiales en Venezuela sobre cambios de uso de suelo, deforestación, fauna en peligro de extinción o la misma minería, es pertinente y hasta imperativo el reconocimiento y la integración de aportes relevantes, como el de MapBiomas Amazonia, sobre el impacto ambiental de los usos antrópicos en territorio amazónico venezolano.

Afirma Beto Ricardo, coordinador general de la RAISG, que estas actividades ponen en riesgo el equilibrio natural de los ecosistemas y, con ello, la estabilidad del clima en el planeta. No obstante, “la Colección 4.0 de MapBiomas Amazonía nos permite contribuir al monitoreo de la región con una visión integral, ayudándonos a construir y plantear estrategias de conservación más precisas con propuestas e información política compartida entre otros países, así como aspectos socioambientales de gran importancia.”

Mapbiomas Amazonia: una plataforma al servicio de la conservación

La plataforma MapBiomas Amazonia es una herramienta que permite a cualquier persona con acceso a Internet comprender los cambios en el uso del suelo en toda la Amazonía y las presiones sobre sus bosques y ecosistemas naturales. La información generada es compatible para todos los países de la región y permite conocer el estado de 18 categorías de análisis, denominadas “clases”, que incluyen áreas cubiertas por bosques, pastizales naturales, manglares, agricultura y ríos.

Plataforma Mapbiomas Amazonia

La herramienta también muestra estadísticas en tablas y gráficos dinámicos, con los cambios de uso en el periodo que el usuario requiere y permite entender la dinámica de cambios dentro y fuera de un Territorio Indígena o Área Protegida. Así mismo, permite explorar datos relacionados con vectores de presión sobre coberturas naturales como concesiones mineras, lotes petroleros, carreteras y centrales hidroeléctricas.

Toda la información es gratuita y está disponible para su descarga aquí.

Wataniba

Promovemos procesos de gestión territorial sostenibles en la Amazonía venezolana.
Buscamos fortalecer tanto la identidad de los pueblos indígenas de esta región, como su capacidad técnica para defender y ejercer sus derechos.

Sobre NosotrosInvolúcrate

Otras Noticias

Comparte nuestras publicaciones

Carlos-Poleo

Carlos Poleo

Especialista en comunicaciones

Productor creativo de contenidos para proyectos audiovisuales, fotográficos y de escritura en plataformas virtuales y tangibles. Por una década produjo piezas de branding y contenido promocional, programas de televisión de corto y mediano formato para HBO Latin America Group.  Ha trabajado para varias agencias de publicidad como redactor, productor y director creativo. Fue escritor y coordinador editorial del semanario Urbe en Venezuela. También fue fundador de 3.1 MultiMedia, un estudio de creación y producción de contenidos, y de Residencia, un grupo multidisciplinario dedicado a la creación visual. Ha escrito, producido y dirigido cortometrajes de ficción y documentales independientes como xxxx.

Graduado en Marketing y Publicidad por el Instituto Superior Universitario de Mercadotecnia. Realizó estudios literarios en la Universidad Católica Andrés Bello que continuaron en la Universidad Central de Venezuela. Cursó estudios de fotografía en la Escuela de Roberto Mata, la Organización Nelson Garrido y en el International Center of Photography en Nueva York. 

Luis-Medina

Luis Medina

Investigador (Gestión ambiental)

Ingeniero ambiental con especialización en Sistemas de Información Geográfica por la Universidad Distrital Francisco José de Caldas (Colombia), con experiencia en el análisis espacial, procesamiento digital de imágenes de satélite y la interpretación de coberturas de la tierra. Actualmente apoya en el seguimiento de la actividad minera, la detección de incendios, así como los principales factores que inciden en la deforestación en la Amazonia venezolana y la Panamazonia desde el Programa de Monitoreo Socioambiental de Wataniba.

Luis Bello

Luis Jesús Bello

Director Operativo / Coordinador del Programa de Derechos Indígenas

Abogado por la Universidad Católica Andrés Bello (Venezuela), especialista en derechos humanos y derechos de los pueblos indígenas. Director Operacional y Político de Wataniba y lleva el Programa de Derechos Indígenas de esta organización. Tiene treinta y dos años trabajando con los pueblos indígenas de la Amazonia. Ha sido asesor de las principales organizaciones indígenas de la región y de la comisión que redactó los derechos constitucionales de los pueblos indígenas en la Constitución de 1999 en Venezuela. Fue coordinador de la Oficina de Derechos Humanos del Vicariato de Puerto Ayacucho, Defensor del Pueblo del Estado Amazonas. Tiene más de 10 años trabajando el tema de pueblos indígenas en aislamiento voluntario y contacto inicial en Venezuela y participa activamente en los procesos de gestión y en la formalización de las jurisprudencias especiales indígenas de los distintos pueblos que hacen vida en la Amazonia venezolana.

Laura-Botero

Laura Botero

Asistente a la Dirección Ejecutiva

Psicóloga por la Universidad Católica Andrés Bello (Venezuela). Actualmente es la Asistente a la Dirección Estratégica de Wataniba desde donde trabaja en la elaboración de propuestas y planes operativos y en el seguimiento de proyectos. Participa en las distintas actividades de campo de Wataniba, así como en la elaboración de productos analíticos y de investigación. Apoya a la Dirección Estratégica en las relaciones institucionales con organizaciones aliadas, cooperantes y financistas. Tiene formación y experiencia en monitoreo y evaluación de programas sociales de diversa índole: asistencia alimentaria, salud, población en necesidad de protección internacional y más recientemente, por su trabajo en Wataniba, en proyectos relacionados con la Amazonía. Entre sus líneas de investigación y áreas de interés están: violencia y seguridad ciudadana, riesgo y vulnerabilidad psicosocial, intervención social, género y descolonización y prácticas artísticas. Ha asistido en proyectos de investigación auspiciados por Amnistía Internacional en el área de seguridad ciudadana y colaborado con Reacin (Red de Activismo e Investigación por la Convivencia). 

Natalia-Hernández

Natalia Hernández

Subdirectora Técnica

Bióloga y microbióloga de la Universidad de los Andes (Colombia) con Maestría en Gestión Ambiental y Planificación Territorial del Centro Universitario Internacional de Barcelona (Cataluña). Actualmente reparte su tiempo entre ser la Subdirectora Técnica de Wataniba y Coordinadora del Eje Diálogos y Saberes Interculturales de la Fundación Gaia Amazonas (Colombia). Posee amplia experiencia en temas vinculados con gobernanza territorial y ambiental, análisis de riesgo y vulnerabilidad al cambio climático, estrategias de salvaguarda del patrimonio cultural inmaterial, formulación de planes de manejo de áreas protegidas, diseño y formulación de proyectos, recopilación, captura y análisis de información, análisis de amenazas y presiones sobre ecosistemas estratégicos, trabajo comunitario con indígenas, afrocolombianos y campesinos, procesos de planificación y ordenamiento territorial, realización de inventarios florísticos y evaluaciones ecológicas rápidas, sistematización y procesamiento de información alfanumérica y geográfica. Ha trabajado en diferentes organizaciones no gubernamentales y empresas consultoras en Colombia, Brasil y Venezuela, como Unidad de Planificación Rural Agropecuaria, Fundación Etnollano, Instituto Socioambiental y 4D Elements Consultores.

Guillermo-Marciales

Guillermo Marciales

Investigador y asesor legal

Abogado por la Universidad Central de Venezuela y Magíster en Control de la Gestión Pública por la Universidad la Escuela Nacional de Administración y Hacienda Pública ENAHP (Venezuela). Es Profesor del Instituto Culinario de Investigación Amazonas ICIA y asesor legal e investigador en el Programa de Derechos Indígenas de Wataniba. Ha sido asesor legal del Concejo Municipal del Municipio Autónomo Ature del Estado Amazonas y del Ministerio del Ambiente. Perteneció al equipo legal de la Comisión Regional de Demarcación de tierra y hábitats indígenas del Estado Amazonas y fue asesor de la Organización Regional de Pueblos Indígenas de Amazonas. Desde el 2013, acompaña a las comunidades Uwottüja de la Cuenca del Cataniapo y Ye’kwana del Alto Ventuari en los procesos de elaboración y gestión de sus jurisdicciones especiales indígenas. Participó activamente en la elaboración del libro La jurisdicción especial indígena en Venezuela como autor y en la coordinación editorial.

Vladimir-Aguilar

Vladimir Aguilar

Investigador y asesor legal

Politólogo, abogado de la Universidad de los Andes (Venezuela). Doctor en Estudios del Desarrollo mención Política Internacional, por el Instituto Universitario de Altos Estudios Internacionales y del Desarrollo, Ginebra (Suiza). Profesor-investigador en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad de los Andes y coordinador del Grupo de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (GTAI) de esta misma casa de estudios. Es asesor legal e investigador en el Programa de Derechos Indígenas de Wataniba.  Fue coordinador del Centro de Estudios Políticos y Sociales de América Latina (CEPSAL) y del Doctorado en Estudios Políticos de la Universidad de los Andes. Es profesor invitado recurrente en el Diplomado de Expertos en Pueblos Indígenas y Cooperación Internacional de la Universidad Carlos III de Madrid y de la Universidad Lyon II. Así mismo, ha sido profesor visitante de la Universidad de las Islas Baleares (España), la Universidad Autónoma de Chiapas (México), la Universidad Politécnica Estatal del Carchi (Ecuador) y otras universidades en América Latina. Ha sido autor de diversos libros, capítulos de libros y artículos, entre los que destaca su participación en el libro La jurisdicción especial indígena en Venezuela como derecho propio como coordinador y autor de capítulos.

Tina

María (Tina) Oliveira-Miranda

Coordinadora del Programa de Monitoreo Socioambiental

Licenciada y doctora en Ciencias Biológicas por la Universidad Simón Bolívar (Caracas). Coordinadora del Programa de Monitoreo Socioambiental de Wataniba y miembro del Grupo de Investigación BioEvo de su Alma Mater. Miembro de la Comisión de Manejo Ecosistémico de la UICN. Lleva más de veinte años trabajando por la conservación del ambiente y la gestión territorial desde instituciones como la Universidad Simón Bolívar, el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas y organizaciones de la sociedad civil como Provita y Wataniba. Su línea de investigación principal gira en torno al análisis de la condición de los ecosistemas nacionales y continentales. En los últimos años se ha centrado principalmente en la evaluación y seguimiento de las presiones y amenazas que existen sobre la Panamazonia y la Amazonia venezolana. Para sus estudios y desarrollo profesional, se ha apoyado fuertemente en el uso de sensores remotos y sistemas de información geográfica para la monitorización de los procesos de cambio en la cobertura terrestre. Cuenta con más de 25 publicaciones y más de 40 presentaciones en congresos. Es autora de la Lista Roja de los Ambientes Terrestres de Venezuela, la cual fue publicada en un libro homónimo, y coautora del nuevo mapa de Unidades Ecológicas de Venezuela, conjuntamente con Otto Huber. Participa de diversas redes nacionales e internacionales como la Rede Pro Yanomami Ye’kwana, Raisg, ANA, Alianza por la Acción Climática -Venezuela y ReGeneC.

Diana-Guevara

Diana Guevara

Asistente de investigaciones y proyectos socioambientales

Nativa Jivi, Licenciada en Gestión Ambiental por la Universidad Bolivariana de Venezuela y Técnica Superior en Ecoturismo por el Instituto Universitario de Tecnología Amazonas (Iutama). Lleva cinco años siendo parte del equipo de Wataniba. Actualmente es asistente del Programa Monitoreo Sociambiental de Wataniba. Desde allí trabaja en proyectos socioambientales dirigidos a promover y defender los derechos humanos de los pueblos indígenas, sea en la planificación, ejecución y seguimiento de los mismos. También apoya en los proyectos de investigación y monitoreo con líderes indígenas que lleva a cabo la organización en torno a impactos en temas territoriales, ambientales, y culturales. En el último año ha mantenido un proceso constante de formación en materia de cambio climático. Así mismo participa en redes de jóvenes centradas en la conservación de la Amazonía y la adaptación y mitigación del cambio climático.

Jesús Abeleida Corvalán

Investigador (Geógrafo)

Geógrafo con estudios de Maestría en Geografía de la Universidad Nacional de Colombia. Su trabajo profesional ha girado en torno al desarrollo de sistemas de información geográfica, imágenes satelitales, la creación de servicios web de mapas (WMS), así como el análisis y ordenamiento territorial con relación a temáticas socioambientales, trabajo en campo con comunidades y cartografías sociales indígenas. Actualmente, en Wataniba, se encarga de la elaboración de productos cartográficos y el mantenimiento de bases de datos sobre la Amazonia venezolana, como parte de las actividades del Programa de Monitoreo Socioambiental. 

Martha-Lopez

Martha López

Directora Financiera y Contable

Contadora Pública por la Universidad de la Salle (Colombia) con especializaciones  en Gerencia y Gestión pública por la misma casa de estudios y adopción NIIF de la Universidad Externado de Colombia y Recursos Humanos. Se especializa en gestiones y procedimientos administrativos, registro de contabilidad, proyección y ejecución de presupuestos y en el análisis de informes financieros. Ha trabajado de manera independiente como contadora pública y revisora fiscal para diferentes empresas y organizaciones en Colombia desde 1998. Desde el 2012 trabaja para Wataniba como Contadora.

Gabriela-Croes

Gabriela Croes

Asesora antropológica

Antropóloga egresada de la Universidad Central de Venezuela. Magister en Historia por el Centro de Estudios Históricos de la Universidad Nacional Experimental de las Artes (Venezuela), especializada en historia de Venezuela. Profesora de la Escuela de Antropología de la Universidad Central de Venezuela. Fue Directora Nacional de Asuntos Indígenas del Ministerio de Educación por una década (1997-2007). Desde allí coordinó la elaboración de guías pedagógicas para el Programas en Educación Intercultural Bilingüe y el proyecto nacional de políticas públicas desde la perspectiva de los pueblos indígenas. Entre 2000-2007 fue integrante de comisiones nacional y binacionales de alto nivel en asuntos indígenas, como la comisión de minería ilegal Venezuela-Brasil que involucran al Ministerio de Educación y la Cancillería venezolana.  Ha sido facilitadora en procesos de demarcación y autodemarcación de territorios indígenas y planes de vida de los pueblos Yukpa, Pemon, Chaima, Pume, Kuiva, Warao y Yek’wana.

Fue asesora de las organizaciones indígenas Kuyujani del alto Caura y Asochaica del pueblo chaima del estado Monagas. Consultora e investigadora de las culturas indígenas a través de la revista Anthropos, de estudios sociales aplicados. Entre 2013-2015, fue la coordinadora nacional del proyecto “Sitios Sagrados naturales de los pueblos indígenas de Venezuela”, llevado a cabo por el Ministerio de Educación con ORPIA y otras organizaciones regionales y nacionales y que dio como resultado una publicación homónima. Desde 2020 apoya Wataniba en el desarrollo de un sistema de alerta temprana y educación intercultural bilingüe para enfrentar el COVID-19 en comunidades indígenas de los estados Amazonas y Bolívar; además acompaña el desarrollo de mapas sitios sagrados de los pueblos Ye´kwana y Uwottüja.

En su trayectoria académica ha participado en calidad de ponente en eventos y congresos internacionales representando a Venezuela en la OEA, Educación Intercultural en los países de América Latina y el Caribe y en el 2014 representó a Venezuela en el Mercosur cultural.

RodrigoTapia

Rodrigo Tapia

Investigador (antropólogo) y asistente en proyectos
de formación intercultural

Antropólogo Magna Cumlaude por la Universidad Central de Venezuela, cursando estudios de filosofía en esta misma casa de estudio. Apoya en el Programa de Monitoreo Socioambiental de Wataniba en sus actividades de formación y en los proyectos de investigación socio-cultural que lleva a cabo la organización. Ha trabajado como analista espacial para el Instituto Geográfico de Venezuela Simón Bolívar, aplicando encuestas y cuestionarios en comunidades indígenas y rurales, así como procesando datos. Así mismo ha participado de proyectos de investigación en torno a los saberes indígenas y los sitios sagrados de los pueblo indígenas de la amazonía en apoyo a Anthrophos para la elaboración de materiales didácticos, así como para estudios realizados por el Ministerio del Poder Popular para la Cultura (Venezuela).

Leyda-Sanchez

Leyda Sánchez

Educadora en proyectos de formación intercultural

Nativa y parlante Jivi, Profesora de educación intercultural bilingüe formada por la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (Venezuela) y diplomada en “Pedagogía comunitaria para el buen vivir de los pueblos indígenas” por la Universidad Bolivariana de Venezuela. Ha trabajado como docente de escuelas en Caracas y Puerto Ayacucho. Además de ejercer como maestra, ha participado en proyectos comunitarios como el de Diakone Katastrofhenhilpe y ha servido de apoyo en redes y organizaciones que velan por los derechos indígenas; entre éstas destacan ORPIA y Wataniba. En la segunda pone al servicio su formación como docente intercultural bilingüe y su intereses y saberes sobre las comunidades para organizar talleres y otras actividades de capacitación que surgen del Programa de Monitoreo Socioambiental de Wataniba.  

Beatriz-Bellorin

Beatriz Bellorín

Asesora en comunicaciones

Socióloga por la Universidad Católica Andrés Bello, Magíster en Antropología Visual por University of London, Goldsmiths College. Fotógrafa y artista visual, se ha dedicado al desarrollo de investigaciones sociales cualitativas y la traducción de sus metodologías en la realización de videos y ensayos fotográficos con temas relacionados con el desarrollo humano sustentable y la gestión cultural. Ha centrado su trabajo en la promoción de intervenciones que generan impacto social y en compartir relatos que cuentan la adquisición y consolidación de capacidades en poblaciones vulnerables, promoviendo y alentando el compromiso con el bienestar en América Latina. Es co-fundadora de Foco Sustentable, Centro Lyra y Automático Films, organizaciones todas que giran en torno a la promoción del desarrollo sustentable. Ha trabajado en diferentes organizaciones no gubernamentales y organizaciones académicas en Venezuela y Estados Unidos, como Voices For Children, Avina Américas, Athena Lab For Social Change, SOCSAL, Wataniba y el Centro de Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello en Venezuela. Tanto en Voices for Children y en Wataniba ha impulsado importantes cambios en las estrategias comunicacionales de ambas organizaciones. También ha sido consultora para proyectos de Ashoka, Banco BBVA, Empresas Polar y Plumrose, entre otros.

Brenda-Bellorin

Brenda Bellorín

Coordinadora de comunicaciones

Investigadora y crítica literaria, editora, gestora de proyectos culturales y sociales y creadora de contenidos para niños y jóvenes. Licenciada en Letras por la Universidad Central de Venezuela. Máster en Estudios Liberales en la New School University (EEUU) con una beca Fullbright. Doctora en Didáctica de la Lengua y la Literatura por la Universitat Autònoma de Barcelona (Cataluña). Dirigió la Gerencia de Información Documentación y Estudio del Banco del Libro de Venezuela, allí desarrolló proyectos editoriales y organizó exposiciones, cursos, simposios, seminarios y participó en diversos proyectos sociales y culturales en comunidades urbanas y rurales poco favorecidas. Ha sido profesora en la Escuela de Letras de la Universidad Central de Venezuela, el Máster de Promoción de lectura de la Universitat de Barcelona y la Universitat Autònoma de Barcelona, así como en La Escola de la Dona. Entre el 2006 y el 2019 fue profesora del Máster en Libros y Literatura Infantil y Juvenil de la Universidad Autònoma de Barcelona- Banco del Libro y miembro de la coordinación académica de este programa. Asimismo, ha colaborado con editoriales como Ediciones Ekaré, FCE, Akal, Zorro Rojo y Flamboyant. Creó, junto con Miriam Martínez Garza, Vuelta de Caracol, una agencia de contenidos creativos para proyectos editoriales, culturales y sociales destinados al público infantil y juvenil. Actualmente reparte su tiempo apoyando las organizaciones sociales Ágora y Centro Lyra en la formulación y ejecución de proyectos, y Wataniba, donde apoya en la Coordinación de Comunicación y Publicaciones creando contenidos y editando materiales.

Loreana Botero

Asistente de comunicaciones

Estudia Comunicación Social en la Universidad Católica Andrés Bello (Venezuela) y asiste a la Coordinación de Comunicaciones y Publicaciones de Wataniba, recopilando y procesando materiales para la escritura de artículos, notas de prensa y posts para redes sociales.

Roselin-Gonzalez

Roselin González

Administradora Interna

Licenciada en Contaduría Pública por la Universidad de Carabobo (Venezuela), especializada en gestiones y procedimientos administrativos y la elaboración de informes financieros y contables, declaraciones de impuestos y manejo de programas contables. Fue Directora de Administración del Instituto Nacional de Nutrición del estado Amazonas, Directora de Administración y Finanzas del municipio Autana, estado Amazonas, así como Administradora para Fundaproal. Desde inicios del 2021 trabaja como Administradora Interina para Wataniba. Entre el 2009 y 2012 fue profesora de matemáticas financiera y contabilidad básica en la UPEL (Venezuela).

Maria-Teresa-Quispe

María Teresa Quispe

Directora Ejecutiva / Coordinadora de Redes Amazónicas

Socióloga por la Universidad Católica Andrés Bello (Venezuela), con más de veinte y cinco años de experiencia en organizaciones sociales e instituciones gubernamentales que buscan fortalecer a colectivos de distinta índole. Fundadora y Directora Estratégica del Grupo de Trabajo Socioambiental de la Amazonía, Wataniba. Desde el 2002 se dedica al diseño de políticas que buscan promover nuevos modelos de bienestar para la Amazonía, con una perspectiva que considera la protección de los bosques y los derechos de los pueblos amazónicos. Como directora estratégica de Wataniba, establece líneas de trabajo de la organización, diseña y dirige la implementación de programas que buscan empoderar a los pueblos indígenas en la consolidación de sus derechos a la autodeterminación, la tenencia y gestión de sus tierras de origen, el respeto de sus conocimientos, tradiciones y formas de vida ancestrales. Así mismo, se dedica a la consolidación de redes abocadas a mitigar y poner fin a las amenazas que ponen en peligro a la Amazonia y su gente. En ese marco, lidera la articulación institucional de Wataniba con organizaciones e instituciones regionales, nacionales e internacionales como ISA, Gaia Amazonas y alianzas y redes regionales como ANA, COICA, RAISG, CANOA, entre otros. Establece relaciones con donantes y cooperantes internacionales para la recaudación de fondos para hacer viables los objetivos organizacionales.