WATANIBA

Grupo de Trabajo Socioambiental de la Amazonía

“Nosotros tenemos una relación directa con el medio ambiente y podemos ser nosotros quienes le brindemos al mundo las opciones para protegerlo”

Son las cuatro de la tarde y el río Sipapo refleja un cielo cargado de nubes de lluvia. Marlene Blanco, líder indígena del río Autana es una de las voces que expresan rechazo ante la incursión de la minería ilegal en su territorio.. “Estamos perdiendo nuestra cultura por los vicios relacionados al extractivismo y la minería ilegal”.

“La minería no solo contamina el agua y trae la destrucción del ecosistema, también atenta contra la salud de los pueblos y comunidades indígenas con enfermedades difíciles de enfrentar”, agrega.

La líder indica que, adicionalmente, los pueblos indígenas enfrentan la presencia de grupos irregulares armados como nunca antes. “Tienen armas como las que se ven en las películas y nosotros solo queremos defender, de manera pacífica, a nuestros pueblos. Lamentablemente una parte quiere luchar y la otra destruir; aún no entienden que sin la tierra el ser humano se muere”.

A orillas del río Sipapo y con la Asamblea Uwottüja, sobre el Protocolo de Consulta Previa, en desarrollo, Marlene, quien también es representante de la Organización de Mujeres Indígenas de Autana (OMIDA) que hace vida en la Organización Indígena Piaroa Unidos del Sipapo (Oipus), repasa las amenazas que enfrentan los pueblos indígenas.

“Aunque la religión fue la primera de todas, ya que desde la época de la conquista buscó desaparecer la cultura ancestral y los hijos de nuestros abuelos dejaron de ver el mundo como lo hacían nuestros antepasados al cambiar sus nombres, su entendimiento del universo, su conexión espiritual y sus costumbres; el turismo sin consulta ni respeto también es una amenaza. Para nosotros la consulta previa es un requisito ancestral y hoy el turismo sin ella vulnera nuestra tierra ”, afirma Marlene.

El protocolo Uwottüja de consulta previa es producto del un proceso de trabajo conjunto entre Wataniba y las organizaciones indígenas, en este caso, Orpia y Oipus, donde se incorporan aspectos técnicos del mundo de la antropología y los derechos indígenas, procesos con base en la formación y el acompañamiento a las organizaciones indígenas y sus comunidades, el cual tiene por objetivo lograr el reconocimiento del derecho de los pueblos a la autonomía, al autogobierno, a la cultura propia y a definir sus prioridades de bienestar y desarrollo.

“Entre las amenazas más silenciosas está la política asistencialista gubernamental a través de la comida, en estos tiempos, bajo la figura del CLAP, la cual se traduce en división y control. Una cultura ancestral de convivencia y compartir ahora enfrenta separaciones partidistas por el alimento.

De nuestra generación y la de nuestros hijos depende el destino de nuestros pueblos. Si perdemos la lucha, desaparecería la cultura, la visión, la identidad y perderíamos todos como humanidad. Nosotros tenemos una relación directa con el medio ambiente y podemos ser nosotros quienes le brindemos al mundo las opciones para protegerlo”, concluye mientras el azul del río se mezcla con el del cielo.

Esta Asamblea del pueblo Uwottüja, se celebró en noviembre de 2018, en Caño de Uña, río Sipapo, con el apoyo técnico y participación de parte del equipo de la organización Wataniba, quien desde hace más de diez años acompaña el trabajo indígena en defensa de sus tradiciones, saberes y territorio.

Para saber más de lo que acontece en la Amazonía venezolana, síguenos en nuestrasredes:

Ig: @wataniba
Fb: Grupo de Trabajo Socioambiental de la Amazonia Wataniba
Tw: @Wataniba_ve

 

Comparte nuestras publicaciones